DSC_0086.jpg

SELECCIONADA

IN AWARD
BIENAL NY
2022

CASA SUR

axonometrica.jpg

Ubicación: Horizontes al Sur, Canning, Prov. de Buenos Aires, Argentina

Proyecto y dirección: Arq. Diorella Fortunati

Colaboradores: Arq. Nuria Jover, Daiana Ferreira, Marisa Caudi

Superficie construida: 135m2

Superficie terreno: 650 m2

Año de proyecto: 2019

Año de construcción: 2022

Asesores: Ing. Carlos Tinirello

PH: Matias Godec

Imágenes de Anteproyecto: Sebastian Indri

esquemas-Layout1.jpg
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
DSC_0133
DSC_0133
press to zoom
DSC_0112
DSC_0112
press to zoom
press to zoom
press to zoom
DSC_0167
DSC_0167
press to zoom
press to zoom
DSC_0237
DSC_0237
press to zoom
press to zoom
DSC_0220
DSC_0220
press to zoom
DSC_0244
DSC_0244
press to zoom
DSC_0259
DSC_0259
press to zoom

Otros usos de las casas

por Diorella Fortunati

 

Podría hablar de las premisas proyectuales que condujeron a la ejecución de esta obra, y también observar cómo cobra diferentes vidas en su uso.

La familia, comenzó conformada por tres y ahora son cuatro, sin contar a Matu, la perra batata . En el 2018 eran completamente desconocidos para mí. Recibí un mail con una propuesta inédita, proyectar una vivienda por la mitad del valor que proponía el mercado ese año. Inmediatamente sentí el desafío de hacer equipo, de demostrar que se podía realizar. Con muchos interrogantes, me tomé el tiempo necesario para pensar estrategias que disminuyeran los costos. La metodología de construcción sería por contratos separados para que ellos pudieran buscar valores de cada uno de los materiales. Ahora, ¿Cuáles serían esos materiales?

 

Ellos pedían hormigón visto por la austeridad y poco mantenimiento contemplando que la casa se implanta en Guernica, en un terreno económico mal orientado y sin vegetación. Tuve que explicar que la vivienda no podría ser resuelta con esa materialidad por su costo y que aguarden a una propuesta integral de anteproyecto. Un condicionante fuerte era que el barrio privado exigía 120 m2 cubiertos como mínimo, construidos en una sola etapa, lo cual generaba un proyecto aún más grande teniendo en cuenta que la superficie semicubierta es indispensable para un buen uso de los espacios interiores. No era una posibilidad ceder esos espacios intermedios. Cada vez era más complejo resolver el encargo con el presupuesto disponible.

El hilo de pensamiento comenzó con la decisión del posicionamiento en el lote frente a su orientación poco favorable, se me ocurría que uno de los desafíos sería generar una buena sostenibilidad pasiva para disminuir los consumos de energía futuros. Por eso desarrollamos un bloque en punta invadiendo la profundidad del terreno y abriéndose al noreste con el área pública y un bloque paralelo a la línea municipal abriéndose hacia el noroeste con el área privada. Ambos articulados por un único núcleo sanitario que contiene: baño completo, toilet de uso externo, cocina y lavadero con el tanque de reserva sobre ellos extendiendo un prisma visible al cielo. La misma rótula entre ambas áreas genera el acceso. Literalmente se consideraron áreas, es decir, espacios grandes flexibles con posteriores divisiones posibles en el tiempo (segunda etapa), por lo que en ambos bloques se adicionó un volumen de guardado ciego que rompe la geometría y brinda privacidad hacia donde se requiere. En el caso del área publica éste contiene la salamandra, TV, biblioteca, mesada y parrilla, ocultando la casa de la visual del vecino; mientras en el privado contiene guardado de ropa para cuatro personas, guardado de ropa blanca y sala de máquinas, dejando los dormitorios protegidos de la visual cruzada entre ambos sectores de la propia casa. Estos tres prismas ciegos de dimensiones similares (servicios y ambos guardados) se materializaron como cajas de mampostería oscuras que caracterizan y dan escala a un espacio preliminar fluido, ambiguo y austero contenido sólo por el plano superior y el piso, permitiendo las visuales en el resto de las direcciones.

 

Propuse resolver todos los semicubiertos que generan los espacios intermedios entre la intemperie y el adentro con hormigón visto y encofrado de fenólico, para acelerar su ejecución, a una altura de 2.05 metros.

En los espacios interiores trabajamos con losetas vistas asegurándonos una mejor aislación térmica, situadas a 2.50 metros. Entre estos dos planos horizontales suspendidos a diferentes alturas va ingresando el paisaje campestre por rajas de 45 cm de alto que parecen infinitas por la proporción apaisada y porque terminan por abrirse al cielo en una continua separación que evita vincular los planos sólidos que contienen el espacio y la visual. La misma operación se repite en diferentes sectores de la casa con distintos objetivos.

Variando los niveles del suelo, de ese cero también cementicio, conseguimos las dimensiones de relación con el exterior buscadas en cada sector, manteniendo un mismo nivel en los planos superiores y tensionando el espacio para generar contraste entre área estrechas y esbeltas.

Utilizar la tecnología de pre moldeados en la mayor superficie de la cubierta nos habilitó los siguientes beneficios: prescindir del encofrado, reducir el tiempo de ejecución y con ello el valor de mano de obra, evitar el cielorraso suspendido a diferencia de la opción de viguetas y programar una sola "llenada" de hormigón resolviendo en un corto plazo toda la estructura y cubierta de la casa. 

Planteé materializar la relación con la calle interna del barrio a través de un filtro de 80 cm de espesor. Formado tanto por un alero como por una alternancia de tabiques de hormigón a la vista disonantes con el ritmo de la carpintería de aluminio, que evitan las visuales directas al interior, entre los que se disponen hierros de la construcción que se dejan oxidar como guías de futuras enredaderas. La elección de la vegetación, si es perenne o caduca, si tiene flores o aroma, hace que este “filtro viviente” cambie con las épocas del año, dejando que entre el sol de la tarde en invierno y con ello el calor, e impedir la entrada de sol en verano con el follaje.

El proyecto estaba listo. Hicimos la presentación municipal de inmediato.

Al momento de comenzar los trabajos preliminares comenzó la pandemia y con ella la cuarentena obligatoria, el proyecto se vio interrumpido.

Cuando retomamos el trabajo, ya en el 2021, el terreno estaba abandonado, sin mantenimiento e invadido por plagas de animales autóctonos . Comenzamos así la construcción una obra proyectada hacía tiempo, en otro mercado. Pudieron agregar la pileta al proyecto un año después de iniciar la construcción, debido a la devaluación de nuestra moneda en ese tiempo.

Realizamos el final de obra frente al barrio y su arquitecto. Habíamos pasado el terror de desapuntalar la gran viga y su ménsula tras los comentarios de “eso se cae”, y los obreros que no querían trabajar debajo. En el medio falleció Carlitos (ingeniero Carlos Tinnirello), nuestro calculista y amigo, por causa de la pandemia, quien nos dejó este legado de osadía que con orgullo hoy exponemos.

Hace unos meses, toqué el timbre y me abrió Hopólito , nuestro cliente, con una sonrisa: el proyecto dejó de ser nuestro, ahora es su casa. Pude ver algunos muebles ubicados acá y allá, las tazas, la azucarera, el mate, la vida… me gustaría espiar esos otros usos de las casas que ahora tienen espacio.

 

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
086
086
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
  • LinkedIn Basic Black