DSC_8675.jpg

PREMIADO

OBRA
CONSTRUIDA
2021

EDIFICIO OCAMPO 

Tu Casa en Altura

Ubicación: Ituzaingó, Prov. de Buenos Aires, Argentina

Proyecto y dirección de obra: Arq. Diorella Fortunati

Colaboradores de documentación: Arq. Micaela Salibe, arq. Denisse Gerard

Asesor estructural: Ing. Carlos Tinirello

Asesor instalaciones: Arq. Cintia Cáceres

Construcción: Serobras

Superficie construida: 2.000m2

Superficie del terreno: 522m2

Año de proyecto: 2016

Año de construcción: 2017 a 2018

Unidades totales: 2 locales gastronómicos, 13 departamentos,  3 terrazas privadas, terraza común, 20 cocheras cubiertas con baulera.

Fotos y video de obra: Matias Godec Fotógrafo

Imágenes de anteproyecto: Martín Royg Verón

Comercializa: Estudio Morton en @edificioocampo

 

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
DSC_3733
DSC_3733
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom

MEMORIA 

por Diorella Fortunati

 

El lote donde se proyecta el edificio se sitúa en Zona Oeste del Gran Buenos Aires, en el partido de Ituzaingó en un área residencial. La parcela presenta: 25.5 m sobre su frente en la calle Camacuá con orientación Sudoeste, 4.24m en su ochava, y 15.5m sobre la calle Olazabal, con una superficie de 522.76m2. El área donde se encuentra despliega actualmente variados proyectos de vivienda multifamiliar en vías de construcción, dando respuesta al nuevo código de planeamiento urbano que contempla una mayor densificación para la zona en este constante crecimiento de las ciudades.

Sin embargo, una de las premisas fue generar una obra respetuosa de su entorno, entendiendo que la modificación del área llevará tiempo y mientras tanto el edificio deberá convivir con vecinos de baja altura y casas con jardín. Por eso consideramos que debía ser un proyecto sin espaldas. Aceptando que con su altura de planta baja y cinco pisos será visible en sus cuatro caras, buscamos que todas las fachadas antes mencionadas tengan movimiento y profundidad, generando diferentes planos de luz y proyección de sombras que despejen la posibilidad de un aspecto monótono. Porque, así como la ciudad, consideramos que la obra arquitectónica debe ser heterogénea y adaptarse a su entorno inmediato. Utilizando las expansiones como herramienta no sólo funcional sino también morfológica se forman fachadas alternantes que invitan a crear diferentes tipologías en cada piso. De esta manera, la heterogeneidad no es sólo formal sino también programática motivando a diferentes tipos de familias a habitar el edificio.

 

La modulación estructural y espacial acompaña este dinamismo tornando flexible la disposición de cada tipología por nivel. Además, a través de un módulo de ajuste logramos adecuar la superficie de los usos interiores a la cantidad de habitantes, reflejándose dicha densidad en la morfología distintiva de cada espacio según la unidad. Las nombramos a cada una según los “Árboles de Buenos Aires” [1]

Anhelamos un edificio de apartamentos que se asemeje a las expectativas que uno tiene de un hogar, donde los niños y las mascotas puedan jugar, pertenecer a un sitio. Algunas de las tipologías presentan también espacio para el trabajo, o para una biblioteca[2], estudio, consultorio.  Sin saberlo, la pandemia dio aún más sentido a estos sectores en principio flexibles y hoy tan necesarios para la privacidad de quienes viven en grupo.

 

Funcionalmente, el edificio presenta tres grandes tipologías, con ciertas variaciones cada una del primer al quinto piso. Estas son: unidad de un dormitorio, dos dormitorios y tres dormitorios. Las últimas dos forman semipisos, algunos de ellos con terraza privada.

[1] Ocampo Silvina, Sessa Aldo, 1979, Arboles de Buenos Aires, Buenos Aires Argentina, Librería La Ciudad.

[2] Ver corte

Todas presentan una superficie muy generosa en expansiones sin distinción por valor o ambientes totales del departamento, lo que representa para nosotros una pequeña huelga al mercado inmobiliario.

 

En planta baja cedimos el retiro obligatorio sobre línea municipal al espacio público urbano materializado a través de una vereda continua al mismo nivel que los locales gastronómicos, separando mediante una rampa y un estanque de agua el acceso al hall del edificio. En el sexto piso se encuentran la terraza pública y tres terrazas privadas con cubierta ajardinada. La circulación vertical es semicubierta y presenta espacios de ensanche en su transcurso, variando su ubicación en altura, éstos siempre están en relación con el exterior y con las fachadas ajardinadas generando ventilación cruzada entre las viviendas separadas por vacíos, promoviendo el encuentro de vecinos y la apropiación por parte de las unidades de ese espacio público inmediato.

 

Un desafío que fue importante imponer para nosotros, es que cada unidad funcional tuviera, al menos en un sentido sensorial, la independencia de una vivienda. Parte de este proyecto refleja esta intención: generar viviendas aisladas, con menor probabilidad de transmisión de ruidos molestos entre unidades así como visuales cruzadas. Por ello es que las unidades en su mayoría no comparten medianeras, están separadas por vacíos, por el sistema circulatorio y, en una tercera y eventual instancia: por los núcleos húmedos. Esto también facilitó la iluminación y ventilación de todos los locales.  Bajo la misma premisa logramos resolver la articulación de la esquina, con un vacío que separa los dos volúmenes que contienen las unidades y que a la vez se posicionan en diferentes planos, lo cual vuelve a darle movimiento al edificio desarmando la ochava.

 

Pensamos en incorporar vegetación como parte de la materialidad para brindar privacidad y variedad de colores, sensación del paso del tiempo en el paisaje del año; visuales desde el interior que se asemejen a las de una vivienda con jardín. Utilizamos canteros a nivel del piso terminado de cada unidad y cubiertas verdes, siempre coincidentes con espacios comunes para su correcto mantenimiento. La heterogeneidad morfológica contrasta con el uso austero de los materiales. Los mismos son: hormigón a la vista donde se requiere estructura, mampostería revocada y pintada en los cerramientos, grandes paños de vidrio conectando el interior y exterior y por último no menos importante: la vegetación

 

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
DSC_3899
DSC_3899
press to zoom
DSC_3844
DSC_3844
press to zoom
DSC_8617_R.jpg

“Me gusta pensar que las viviendas (del latín vivere: existir, no estar muerto) nos ayudan a ser nosotros mismos, y ese poder no debería estar confinado exclusivamente al diseño interior. Quizá la envolvente de nuestras viviendas, así como nuestra piel, debería adaptarse a nuestros cambios, al tiempo, a nuestras actividades… pero más aún a nuestros sueños, proyecciones, amores, hábitos egoístas, mascotas, amigos, música, conversaciones, lecturas en silencio…

… Me propuse pensar unidades flexibles, diferentes entre sí, pensadas para el que necesita trabajar desde su casa, pero también para una familia numerosa, o para una persona solitaria que por habitar una propiedad chica en superficie no deja de disfrutar pasar tiempo al exterior, pensadas para padres que quieren correr al rescate de sus hijos, y para padres que quieren cerrar la puerta del dormitorio y aislarse, pensadas para el poli amor, para amigos que alquilan juntos y quieren disponer de cuartos separados y en suite!

Les deseo a estos pensamientos vueltos realidad que los habiten tantas formas de vida diferentes como sea posible “

Arq. Diorella Fortunati

TIPOLOGIAS haz clic para leer el artículo "Modos de Habitar, vivir y preguntarse"

  • LinkedIn Basic Black